Ser superlunar

Querido diario:
Hasta ahora sigo sin saber cual es la razón del por que me fascina tanto la idea de volver a empezar pero agradezco que sea una gran parte de mi personalidad porque que es la vida sino un ciclo infinito de principios y finales. Por mucho tiempo viví con el miedo de no tener nada seguro y es que he sido y dejado de ser más veces de las que puedo contar. Si meses atrás alguien me hubiese anticipado lo que estaba por venir probablemente hubiera reído y llorado al mismo tiempo. Una palabra que resuma los últimos cinco meses: caótico. Normalmente uno no se da cuenta del momento en el que el futuro te alcanza hasta que lo estas viviendo. Mi realidad se ha derrumbado tantas veces en los últimos dos años que he empezado a sentir que
estoy construyendo castillos sobre arenas movedizas. Lo cual me deja con un único deseo de ahora en adelante: ser suelo firme.

Empecé a recoger los pedazos de mi vida un día lunar. Mirando con compasión a todas las personas que un día fui y teniendo fe en la persona en la que me estoy convirtiendo, después de todo compartimos la misma casa, el mismo cuerpo.

Comencé a sentirme un poco más cómoda en mi piel un día lunar, y es que, siempre me he considerado un ser superlunar, etéreo, celestial, lejos de esta tierra y aun así anclada a ella. Si la gravedad dejara de ser lo que es y salir volando fuese una posibilidad, ya estaría muy lejos de aquí y un poco más cerca de mí.

También me considero alquimista. Me ha tocado trabajar para crear una nueva realidad con los recursos que tengo. Y lo que tengo, es todo. No podría estar más agradecida. En el libro Felicidad aquí y ahora Jorge Cantero dice:
«No se puede desear lo que se tiene. Cuando descubras y aceptes que jamás poseerás todo lo que quieres, habrás de contemplar el hueco con el que vivirás toda tu vida. Los huecos no son malos, al contrario, solo en el vacío se genera la vida; solo en un espacio vacío podemos depositar algo y hacerlo crecer. Sin espacios vacíos, sin deseos, tampoco estarías motivado a crecer, a desarrollarte y a intentar ser la mejor versión de ti mismo. La calidad de tu vida depende tanto de tus deseos como de tu capacidad para encontrar satisfacción. Sal en busca de lo que quieres. Escoge tus batallas, tus armas, el camino y luego recórrelo. Elegir no se trata de lo que tomas. También de lo que dejas. Así que elige sabiamente.»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s