Las dudas

Como pájaros negros,

extendieron sus alas,

y sentí que en mi frente,

su frescor resbalaba,

pero luego, de pronto,

me clavaron su garra.

Presentí el torvo pico,

desgarrarme la entraña,

¡Aún me alcé decidida,

rechazando su furia

con las manos tendidas

en clamores de angustía!

Asustadas se fueron,

más después retornaron

y me escarban las sienes,

y me rompen el cráneo.

Son las dudas…¿comprendes?

Fuiste tú quien las trajo,

y es inútil que quieran

apartarlas tus manos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s