Dos

Soy ambas.

La persona triste y la persona que trata de reconfortar a la persona triste.

Me siento un poco mal por la segunda y por toda la compasión que muestra por que de alguna manera eso me dice que ambas hemos pasado por las mismas cosas. El ciclo se repite.

Es como cuando estas parada en medio de dos espejos, te mueves a un costado, solo para observar tu imagen desmoronándose hacia el infinito.

Así se siente a veces, como si estuviera triste por la persona ahí parada y por todas esas posibles versiones de mi misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s