Texto No. 8

Y entonces dijo: «por favor, ámame,» pero lo que quería decir era: por favor, trátame con delicadeza.
Quería encontrar un amor que se pudiera sentir, que se pudiese tocar.
Un amor del cual pudiera escribir un poema infinito, y en caso de que terminara poder levantar la vista al cielo y decirse a si misma: «ese fue un buen amor, tuvo que terminar pero fue algo pacificamente bueno.«

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s