Ocho horas

El amor se levanta sin alarma un domingo por la mañana con la pesadez de la noche anterior. Camina sigilosamente, tratando de no emitir sonido alguno, recogiendo sus pedazos debajo de tu cama mientras que una parte de el sigue entre las sabanas, aquellas que cubren con cautela tu piel canela

Se pone los zapatos, se cambia sus ropas, se exfolia las caricias y se lava las expectativas

El sonido de los pájaros y el olor a café le hacen compañía mientras tu sigues soñando después de haber convertido aquella habitación en una zona de batalla, un volcán en erupción

Entonces el amor se despide con un beso en la mejilla y sale por la puerta principal

Ya afuera de esas cuatro paredes, de regreso a la realidad, se da cuenta de que a veces su tiempo de vida es solo una noche

Que a veces el amor solo dura ocho horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s